El sistema de ejercicios “Stretching de los Meridianos” es el punto de convergencia de las investigaciones que ha hecho su creador, Shizuto Masunaga. Trabajo de investigación que lo llevó a crear el Keiraku Shiatsu (Shiatsu de los Meridianos) y basado en los mismos principios dio vida a este trabajo corporal.

El Stretching de los meridianos, también conocido como Makko Ho, zen Stretching o ejercicios de imaginería zen, es un sistema de estiramientos que consiste en la sincronización de estiramientos y respiración cuyo objetivo es interpretar y resolver desequilibrios energéticos que el cuerpo expresa a través de diversos signos y síntomas.

Dichos estiramientos están diseñados para generar en las fascias musculares, sensaciones, por lo que, a diferencia de los estilos convencionales de «gimnasia» esta práctica nos permite transitar un camino de auto-conocimiento a través del movimiento.

Un concepto de fisiología muy importante de investigar para comprender como acciona el stretching de los meridianos es el de las “fascias”.

Cuando hablamos de fascias nos referimos al tejido / contenedor que recubre cada órgano, hueso, musculo, víscera, nervio y vaso sanguíneo. Los recubre, los aísla y al mismo tiempo los protege, como hace la piel con nuestro cuerpo entero.

Sistema energético

Desde el punto de vista energético, los Meridianos circulan entre las fascias y estas influyen en la circulación energética de estos. Entonces, cuando, cualquiera sea la motivación, creamos rigidez en el cuerpo, en los músculos, creamos bloqueos en la energía de los meridianos. Aunque las fascias puedan tener nombres distintos son relacionadas entre ellas en un sistema único, como si fueran una única fascia.

De igual forma, los meridianos (keiraku) no son una simple linea rígida que marca un recorrido estático. Los mismos circulan con la misma fluidez que lo hacen las fascias, estando relacionados unos con otros formando un único canal, que ni mas ni menos es el que expresa la esencia de nuestra vitalidad, de nuestro ser mas intimo.

Cabe destacar la actitud lúdica durante la practica, imprescindible para que los movimientos se ejecuten en la sintonía del disfrute y la diversión, dado que el cuerpo es la herramienta de expresión por excelencia.

El sistema se va desarrollando en series que contemplan conceptos que incluyen la interpretación del yin y el yang, los recorridos de los canales y una respiración muy precisa y atenta, sincronizada con los movimientos para desarrollar la auto-escucha, de esta forma elaborar un trabajo personalizado que genera sensaciones y beneficios en los planos mental y físico.